Nov 11 2012

Si algo está claro es que nacer y morir son actos absolutamente individuales. Puede haber un médico asistiendo el parto, o un acompañante al lado de un enfermo en sus últimos momentos, pero su función es de mera ayuda o compañía. Son, tal vez, los actos más íntimos de nuestra vida, los que nos pertenecen exclusivamente a nosotros. Los actos de nacer y morir son individuales. Entre un acto y el otro hay periodo de tiempo indeterminado que denominamos vida. Erich Fromm escribió que, ‘durante la vida, el ser humano se siente siempre impulsado a trascender la propia individualidad, a superar un proceso de individuación que conduce a la soledad y al aislacionismo’.

Vivir dentro de nuestro propio mundo, aislarse, vivir sin trascender la propia identidad puede sumir a una persona en la locura, la tristeza o la depresión. No quiero decir que no sea posible estar bien con uno mismo, sino que es imposible estar únicamente con uno mismo. Si bien decía que nacer y morir son actos individuales, vivir es lo contrario: es trascender la identidad, superar la individualidad con la que nacemos y morimos. Para superar este proceso, disponemos de dos mecanismos. Uno es el Amor. El otro, su capacidad para crear. Pero el hombre precisa de algo donde proyectarse para trascender su propia identidad. Durante la vida hallamos dos tipos de ese algo donde proyectarnos: otras personas y objetos físicos, cosas. Así pues, las personas son los sujetos donde se proyecta el acto de amar, y las cosas son los objetos donde se proyecta el acto de crear.

Es interesante observar que los actos de amar y crear no pueden intercambiarse con sus respectivos objetos sin caer en la locura o la inmoralidad. No tendría sentido amar una cosa, sería irracional; del mismo modo, no sería ético o aceptable utilizar a una persona con fines creativos, porque crear supone transformar el aspecto, apariencia, modo, función o sentido de un objeto. Y eso no es algo que pueda hacerse sobre una persona sin atentar contra su identidad. De este modo vemos cómo personas y objetos, las cosas que nos rodean, son susceptibles de ser amadas o de ser transformadas mediante la creatividad.

Crear y pensar. Es curioso cómo los antropólogos e investigadores denominaron homo sapiens al homínido que adquirió sabiduría o razón para, finalmente, devenir hombre. En cambio, los actos creativos de nuestros antepasados se bautizaron como arte prehistórico, situándolo, de este modo, como una consecuencia de la razón, de su cerebro, de su evolución intelectual. En otras palabras: razón, primero, y arte, después. No debe de ser una casualidad que muchos de los primeros indicios de racionalidad en nuestros antepasados milenarios sean artísticos. Y sin embargo, pensamos que la razón fue lo que convirtió en creativa a nuestra especie. Sin haberse afirmado de forma directa, parece como si crear fuese una consecuencia de pensar. ¿No podría ser al contrario? ¿No podría el cerebro del hombre haber evolucionado a partir de sus actos creativos? El hombre amó y procreó para la conservación de su especie, y, movido por el mismo deseo de trascendencia individual, tomó los objetos que había a su alrededor y los transformó. Necesitó imperiosamente, llevado por una misteriosa fuerza, crear con ellos algo distinto.

Imaginemos el primer acto creativo de la historia de la humanidad (si es que tiene sentido imaginar que hubo un primer acto creativo). Un mono siente un deseo de crear. Supongamos que toma una piedra y la pone sobre otra sin más objeto que transformar su realidad, no para atraer a una presa. Lo ha hecho con el único objeto de dar salida a una necesidad interior que pide fluir hacia fuera, para reconocerse en su entorno y dejar su huella en el mundo.

Cuando ya ha puesto una piedra sobre otra, el mono se interroga a sí mismo. Se ve obligado a formularse una pregunta que surge a consecuencia de su propia acción creadora: ¿qué es esto? Entonces, sólo entonces, piensa. Su acto creativo provoca una incógnita. Y las incógnitas, como bien se sabe, son el primer paso de una conexión. Esto es, de completar un proceso mental. Ese proceso mental, finalizado con éxito, es la lógica que hoy nos gobierna.

¿Por qué explico todo esto? Porque hay una tendencia generalizada en la población a pensar que uno mismo no es creativo, que la creatividad es una facultad reservada para unos pocos genios. El resto, los comunes mortales, hemos de limitarnos a admirar sus obras artísticas o sus descubrimientos.

Nada más lejos de la verdad. La creatividad es un rasgo inherente a la condición humana. No es que podamos ser creativos, es que somos creativos porque somos seres humanos. La necesidad de conectar con el exterior, de dejar la huella en el mundo fue, sin duda alguna, el detonante de la razón. Fuimos creativos antes que racionales. Nuestro sistema cerebral es creativo de nacimiento; la lógica la aprendemos mediante la enseñanza. El problema es que la vida en sociedad precisa de rutinas para garantizar su eficiencia. Si todos cruzásemos la calle de modo creativo, la seguridad vial sería un caos. En las empresas y en las profesiones sucede algo parecido: es preferible aplicar protolocos conocidos que dejar al individuo un campo libre de actuación que provoque errores o pérdidas. Se permite aplicar la creatividad sólo en campos y tareas donde la sociedad o la empresa no se vean perjudicadas. El problema, entre otros, es que cada vez hay menos campos donde nuestro modo de actuación no deba ser automatizado.

Nacemos creativos, y vamos, mediante el aprendizaje progresivo de la lógica y el desarrollo de la eficiencia como especie, olvidando que lo somos y perdiendo las habilidades creativas.

A un niño le das papel y pinturas y le dices que dibuje algo y se vuelve loco por ponerse a ello. Se lo propones a un adulto y te dice que no sabe dibujar. ¿En qué momento hemos ‘desaprendido’?

Desaprendamos, dejémonos llevar por la emoción, por el instinto. Perdamos la vergüenza. Perdamos el miedo al ridículo. ¿Bailamos? ¿Nos subimos al altavoz?  Toca crear, porque somos creadores. Siempre!!!

29 WAYS TO STAY CREATIVE from TO-FU on Vimeo.

Gracias Fernando Trías ;)

Related posts:

Related news


About Author


jlcasal

Emprendedor. Finanzas, Marketing y Comunicación. Soñador y apasionadamente inquieto. Cofounder Talk2Us Comunicación y Estrellas&Tuits. Directivo ACENOMA. Miembro @EuropeIn

(14) Readers Comentarios


  1. Dibujario
    November 11, 2012 at 9:02 pm

    Este post tan acertado me recuerda a una obra de Bill Viola "el tríptico de Nantes" en el que se proyecta secuencialmente en tres pantallas el nacimiento del hijo del artista, el artista dormido bajo el agua (con respiración asistida claro) y por último en el panel de la derecha la proyección del fallecimiento de la madre del artista. Contado así parece una locura, pero los 20 minutos que dura la video instalación son una posibilidad enorme de plantearse en que invertimos nuestro tiempo. La recomiendo a los amantes del arte de conceptos. Si, todos somos creativos. Un saludo y gracias por el post

    • jlcasal
      November 11, 2012 at 9:09 pm

      Anda!!! No conocía yo esa obra. Muchísimas gracias y me alegro de que te haya gustado. Un abrazo!!!

  2. Florinda
    November 11, 2012 at 11:39 pm

    Ser creativo implica improvisación, y no puedes serlo si tienes miedo a equivocarte. Por desgracia el error está muy penalizado en la Sociedad y en el Sistema educativo. Los niños y las niñas se adaptan a unas exigencias que les alejan poco a poco de sus capacidads creativas, pero que les preparan para el pensamiento único. Gracias

    • jlcasal
      November 12, 2012 at 7:36 pm

      Excesivamente penalizado, mal visto, criticado... Perdemos naturalidad, autenticidad... esencia. Somos demasiado parecidos unos a otros cuando en realidad somos tan diferentes... Este video es posible que lo conozcas pero explica de forma muy clara lo que ocurre http://bit.ly/UyCHNw Espero que te guste. Gracias y enhorabuena por el estreno ;)

  3. Sole- 50solesmas
    November 12, 2012 at 8:48 am

    GRACIASSSSSSS.. GRACIASSSSSSS... JLCasal... me sentía " rara" no hace mucho tiempo... porque si hay un riesgo ,si no estás preparado para no tener MIEDO... una vez superado el MIEDO al ridículo... al que dirán... y si dicen , ( está lok@) ya no me importa nada¡¡¡ ... eso.. es lo mejor para ser creativo... o recuperar esa habilidad que tod@s llevamos dentro.. TOD@S... Nos castran desde que nos " enseñan" a : ESTO NO... esto se hace así... no HAGAS ESTO... haz lo otro... hasta convertir toda tú sensibilidad creativa en NADA,,, Me gusta meterme en los charcos... " subirme a una nube" de vez en cuando... jugar con los niñ@s... pintar con ellos... desprenderme del EGO que nos viste la competitividad de la civilización... no hay nada inventado es verdad¡¡¡ pero la creatividad nos hace GRANDES... únicos...libres¡¡¡ SED FELICES¡¡¡¡

    • jlcasal
      November 12, 2012 at 7:32 pm

      Gracias a ti Sole... sigue saltando en los charcos ;) Saludos!!!

  4. goloviarte
    November 12, 2012 at 12:55 pm

    Interesante y buen post,Gracias

    • jlcasal
      November 12, 2012 at 7:31 pm

      Gracias Gregorio. Me alegro de que te haya gustado!! Saludos ;)

  5. Javier Carrillo de Albornoz
    November 12, 2012 at 2:30 pm

    Enhorabuena, por crear y amar, realmente es lo más importante de éste mundo. Abrazos de Javier

    • jlcasal
      November 12, 2012 at 7:30 pm

      Siempre me sorprendes con tus palabras. Muchísimas gracias Javier. Un abrazo ;)

  6. PauStinson
    November 13, 2012 at 8:16 pm

    Hace poco escibía sobre el miedo a equivocarse en mi blog. Con respecto a la música (deformación profesional) hay una analogía que es bastante clara. El Jazz se ha desarrollado durante muchos años en los barrios marginales de USA entre gente sin formación teórica musical. Lo mismo con sus derivados. Se rige por el groove y el alma de lo que expresas para conseguir llegar a los oyentes. La música clásica es un tipo de música que ha ido siempre acompañando a las altas esferas de la sociedad europea desde hace varios siglos. Para poderla interpretar bien son necesarios muchos años de estudio. Muchos estudiantes de música clásica, si no reciben formación adicional, se pierden fácilmente cuando tienen que IMPROVISAR en una jam session con otros músicos. No quieren equivocarse, no quieren estar fuera de lugar, y no son capaces de RAZONAR lo que están escuchando. El miedo al error es la principal barrera de este país para conseguir avanzar. Y el miedo al error se inculca desde bien pequeñitos...

    • jlcasal
      November 18, 2012 at 5:37 pm

      ¡Fuera miedos! Mil gracias Pau!! Saludos ;)

  7. Angela
    November 15, 2012 at 9:06 am

    Gracias por recordarnosolo! Es pura inspiración este post, como para tenerlo cerquita y releerlo en esos momentos en que los límites y las barreras aparecen en la mente... Saludos y gracias otra vez!

    • jlcasal
      November 18, 2012 at 5:37 pm

      Muchísimas gracias Ángela. Y reléelo siempre que quieras. Saludos ;)

Deja una respuesta


Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Follow Me